Misterio de Obanos

La leyenda del camino

Misterio de obanos. Presentación de la nueva edición 2022

Presentación de la nueva edición 2022

Presentación de la mano del presidente de la Fundación, Juan Manuel Rubio Guembe. David Gálvez Pintado, compositor de la nueva versión y director artístico de la Coral de Cámara de Pamplona, detallará el trabajo musical realizado y que ha estado basado tanto en cantos medievales de peregrinaje, como sobre los nuevos textos de Manuel Maestro Abellán.

El Misterio de Obanos es una representación teatral de gran formato, de carácter religioso (al estilo de un auto sacramental), estrenada en 1965 y que desde el año 2000 se escenifica en la Plaza de los Fueros de Obanos.

Está organizado por la «Fundación Misterio de Obanos» y cuenta con la participación de vecinos y vecinas de la localidad como figurantes, junto a actores profesionales o amateurs que se unen al nutrido elenco dando vida a los personajes principales de la obra. El Misterio de Obanos fue declarado Fiesta de Interés Turístico Nacional en 2001. En 1965 recibió el Premio Extraordinario «Misterio de Elche» por parte del Ministerio de Información y Turismo. En 1993 formó parte de los Festivales de Navarra y en 2021 ha sido candidata a los Premios Príncipe de Viana de la Cultura.

La renovación escénica y musical del Misterio forma parte del proyecto de la Fundación Misterio de Obanos, que contempla su puesta en escena el próximo 2022.
La Fundación Misterio de Obanos, cuenta con el apoyo del Gobierno de Navarra, Xunta de Galicia, Fundación Baluarte, Orquesta Sinfónica de Navarra, Coral de Cámara de Pamplona, Ayuntamiento de Obanos, Parroquia San Juan Bautista de Obanos, Asociación Ermitaños de Arnotegui, y Nova Lux Artean.

La historia

Historia del Misterio de Obanos

Obanos, cruce de caminos, es cuna de una de las leyendas más hermosas del Camino de Santiago, cuya transmisión oral de generación en generación dio lugar en los años sesenta del siglo pasado al espectáculo de reconstrucción histórica que se dio en llamar Misterio de Obanos o Misterio de San Guillén y Santa Felicia.

Su principal mentor, el sacerdote de Obanos Don Santos Beguiristáin, escribió el texto inicial con el título “Del martirio de Santa Felicia y la penitencia de San Guillén” y fue leído el miércoles 25 de abril de 1962, víspera de la festividad de San Guillermo, por los niños de Obanos en la plaza de la localidad, a las diez de la noche “alrededor de la hoguera del santo”. Las crónicas locales señalan que tuvo una nutrida asistencia de vecinos, a los que se había aconsejado mediante bando acudir “cenados y sin prisa”. 

Seguir leyendo

El éxito de esta primera representación popular llevó en 1965 a la construcción de un texto, en versos alejandrinos, que recogía la leyenda medieval e incorporaba tradiciones y personajes del Camino de Santiago.

La obra se escenificó por primera vez el 25 de agosto de 1965 y sus representaciones se sucedieron todos los años sin interrupción hasta 1977, sumando más de cien actuaciones a las que asistieron 130.000 personas.

Durante estos años, la puesta en escena del Misterio contó con el patrocinio de la Diputación Foral de Navarra y del Ministerio de Información y Turismo, dentro de los “Festivales de España”. El Misterio de Obanos consiguió el Premio Nacional extraordinario “Misterio de Elche”.

Después de varios años de suspensión, en 1993 la recién creada Fundación Misterio de Obanos, junto con la Hermandad de Ermitaños de Arnotegui, organizó una representación de la obra en el marco de los Festivales de Navarra, que se volvió a repetir en 1999, lo que supuso el afianzamiento del espectáculo, gracias al esfuerzo, colaboración y trabajo de todos los vecinos de Obanos, verdaderos protagonistas de este evento cultural. La obra se ha venido representando en los años 2000, 2002, 2004, 2006 y 2008.

En el año 2001 el Misterio de Obanos fue incluido como Fiesta de Interés Turístico Nacional.

Los premios que recibió el “Misterio de Obanos” a lo largo de estos años le hicieron merecedor de un reconocimiento a nivel nacional e internacionalmente y fueron muchos los actores y directores que durante este tiempo dejaron su huella en esta representación de los vecinos de Obanos.

Santos Beguiristáin

El precursor

Su principal mentor, el sacerdote de Obanos Don Santos Beguiristáin, escribió el texto inicial con el título “Del martirio de Santa Felicia y la penitencia de San Guillén” y fue leído el miércoles 25 de abril de 1962, víspera de la festividad de San Guillermo, por los niños de Obanos en la plaza de la localidad, a las diez de la noche “alrededor de la hoguera del santo”. Las crónicas locales señalan que contó con una nutrida asistencia de vecinos, a los que se había aconsejado mediante bando acudir “cenados y sin prisa”.

El éxito de esta primera representación popular llevó en 1965 a la construcción de un texto, en versos alejandrinos, que recogía la leyenda medieval e incorporaba tradiciones y personajes del Camino de Santiago.

Al padre Santos Beguiristáin le cabe el honor de haber sido el alma, el corazón, y la vida del retablo escénico, “Misterio de Obanos” de ambiente medieval y que tiene como trasfondo todo el contenido vital de lo que significaba el Camino de Santiago para los hombres y mujeres de la Edad Media.

Nacido en Argentina en 1908, Santos Beguiristáin regresó a los cuatro años con sus padres a Obanos, para proseguir sus estudios en Lecároz e ingresar en el Seminario Conciliar de Pamplona en 1924. Con 18 años, y becado por la Diócesis, se traslada a Roma para realizar sus estudios de Teología y Derecho, doctorándose en ambas materias en la Universidad Gregoriana.

La Leyenda

La leyenda del Misterio

El texto “Del martirio de Santa Felicia y la penitencia de San Guillén”, conocido popularmente como “Misterio de Obanos”, da cuerpo literario a una leyenda secular del siglo XIV sobre los hijos de los Duques de Aquitania.

Tras recorrer el Camino de Santiago y sentir la vocación religiosa, la princesa Felicia, ganada por el fervor de los romeros y los milagros del cielo, decidió quemar su vida en el silencio, escapando de su corte, de su alcurnia y sus riquezas, en humilde servicio de nuestro Señor.

Fijó su residencia en el señorío de Amocain, del valle de Egües, donde disimuló su condición , escondió su rango y vivió tranquila y endiosada, hasta que la descubrió Guillermo, su hermano, valentón y pendenciero, que pretendió rescatarla para el larillo de la casa y las ilusiones del mundo. Todo fue en vano. Le recordaba el honor de su estirpe, los sueños que sobre ella habían trenzado sus padres, su concertado matrimonio.

Seguir leyendo

Se aferraba ella a la llamada del cielo y a las exigencias de una vocación sobrenatural. Un auténtico combate entre el amor humano y el amor divino. Guillermo, borracho de vanidad, perdía sus estribos arrebatado de ira. Felicia reiteraba sus propósitos de abandonar, abismada en el silencio y la humildad. Guillermo, enajenado, dio muerte a Felicia, inocente consagrada.

El cielo hizo florecer en prodigios el sepulcro de Felicia y lo convirtió en meta de devoción en Labiano, a donde llegó por caminos de milagro.

La tumba de Santa Felicia quedó fijada en Labiano (Valle de Aranguren), mientras que su hermano Guillén alcanzó igualmente la santidad tras peregrinar a Compostela y llorar su crimen durante el resto de su vida en la ermita de Arnotegui, donde consoló a los peregrinos del Camino de Santiago y socorrió a los pobres, y donde aún hoy se veneran sus restos.

VESTUARIO DEL MISTERIO

El rico vestuario

El rico vestuario de la representación del Misterio de Obanos lo componen 1.056 trajes, cada uno de ellos con sus correspondientes complementos. Todos son réplicas de atavíos medievales, que se fueron diseñando entre 1965 y 1977.

Además de estos trajes hay una veintena de carruajes, aperos para las caballerías, estandartes, espadas, escudos, armaduras, etc. Todo ello se encuentra en el edificio sede actual de la Fundación Misterio de Obanos. De su conservación se encarga la Hermandad de Ermitaños de Arnotegui.

En un principio se usaron trajes diseñados por Francis Bartolozzi y compuestos por las hermanas Mari y Carmen Lozano, completándose con el conjunto de la Institución Cunas, del Padre Carmelo, dominico pamplonés. Pronto intervinieron modistas del pueblo, como Clara Vélaz, mientras que la mayor parte de los gorros fue labor de la obanesa Mª Luisa Ulzurrun.

Seguir leyendo

En 1997 la también obanesa Mª Luz Vidart hizo un repaso a los trajes y ya en 1999 y 2000 un pequeño grupo de personas realiza una importante labor de conservación. De las prendas de cuero, arreos de caballería, etc. se ocupó el guarnicionero puentesino Mariano Vélez. En 1998 se encargó de hacer un inventario de los mismos Feliciano Vélez.

El valor artístico de esta colección de trajes medievales no resulta inferior al económico y se puede considerar inestimable.

RECONOCIMIENTOS Y PREMIOS

Premio Extraordinario “Misterio de Elche”

Fue concedido en 1965 por el Ministerio de Información y Turismo, lo que permitió incluir la representación del Misterio de Obanos en el programa cultural “Festivales de España”.

“Fiesta de Interés Turístico Nacional”

El Ministerio de Economía, a través de la Secretaría General de Turismo, concedió en agosto de 2001 a la Fundación Misterio de Obanos el título de Fiesta de Interés Turístico Nacional, respondiendo asía a la solicitud tramitada por el Gobierno de Navarra por iniciativa de la propia Fundación Misterio de Obanos y con el apoyo expreso del Ayuntamiento de la Villa.

La declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional se otorga a aquellas fiestas o acontecimientos que supongan manifestación de valores culturales y de tradición popular, con especial consideración a sus características etnológicas, y que tengan una especial importancia como atractivo turístico.

Para la concesión de la declaración se tiene especialmente en cuenta la antigüedad de la celebración de la fiesta o acontecimiento de que se trate, su continuidad en el tiempo y la originalidad y diversidad de los actos que se realicen.

Seguir leyendo

Por iniciativa de la Fundación Misterio de Obanos, la Dirección General de Comercio y Turismo del Gobierno de Navarra tramitó la solicitud en abril de 2001, incluyendo un informe del Ayuntamiento sobre los aspectos más relevantes de la representación del Misterio de Obanos. La respuesta del Ministerio llegó el mes de agosto del mismo año, a través de una carta del secretario general de Turismo, Juan José Güemes Barrios, en la que comunicaba la decisión de conceder a la citada fiesta el título honorífico solicitado.

Con esta declaración, la representación del Misterio de Obanos se integrará dentro de las acciones de promoción de las Fiestas de Interés Turístico Nacional que desarrolla la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo.

Este reconocimiento ha representado para la Fundación Misterio de Obanos el acontecimiento más relevante y de mayor proyección de futuro del presente año 2001.

En el ámbito práctico, significa la integración de la representación del Misterio de Obanos dentro de las acciones de promoción de las Fiestas de Interés Turístico Nacional que desarrolla la Secretaría de Estado de Comercio y Turismo.

Desde el primer momento, la Fundación del Misterio fue plenamente consciente de la importancia de este paso. Por ello, no escatimó esfuerzos para dar consistencia formal a lo que hasta entonces no era más que un reconocimiento popular: La consideración del Misterio de San Guillén y Santa Felicia como una las manifestaciones culturales de mayor prestigio y proyección turística, junto a otras de similares características como el Misterio de Elche.

Misterio de Obanos 2022

%

Comunicación

%

Financiación

%

Proyecto artístico

Misterio de Obanos

Contacto

Fundación Misterio de Obanos

C/ Nuestra Señora de Arnotegui, 19

31151 Obanos

Navarra (España)

+34 948 344 544

+34 948 344 541

info@misteriodeobanos.org

Formulario de contacto