Santos Beguiristáin

Su principal mentor, el sacerdote de Obanos Don Santos Beguiristáin, escribió el texto inicial con el título «Del martirio de Santa Felicia y la penitencia de San Guillén» y fue leído el miércoles 25 de abril de 1962, víspera de la festividad de San Guillermo, por los niños de Obanos en la plaza de la localidad, a las diez de la noche «alrededor de la hoguera del santo». Las crónicas locales señalan que contó con una nutrida asistencia de vecinos, a los que se había aconsejado mediante bando acudir «cenados y sin prisa».

El éxito de esta primera representación popular llevó en 1965 a la construcción de un texto, en versos alejandrinos, que recogía la leyenda medieval e incorporaba tradiciones y personajes del Camino de Santiago.

Al padre Santos Beguiristáin le cabe el honor de haber sido el alma, el corazón, y la vida del retablo escénico, «Misterio de Obanos» de ambiente medieval y que tiene como trasfondo todo el contenido vital de lo que significaba el Camino de Santiago para los hombres y mujeres de la Edad Media.

Nacido en Argentina en 1908, Santos Beguiristáin regresó a los cuatro años con sus padres a Obanos, para proseguir sus estudios en Lecároz e ingresar en el Seminario Conciliar de Pamplona en 1924. Con 18 años, y becado por la Diócesis, se traslada a Roma para realizar sus estudios de Teología y Derecho, doctorándose en ambas materias en la Universidad Gregoriana.