Los Infanzones

Obanos villa de los Infanzones.

Obanos tiene el honor de ser la depositaria de una de las instituciones democráticas más antiguas pues data de los inicios del siglo XIII; allá por los años 1200 y pocos, pues Sancho VII el Fuerte fue quien le reconoció y amplió sus competencias hasta en el campo de la justicia cediéndoles la atribución de la persecución de malhechores. Esta institución es la denominada «Junta de Infanzones de Obanos» que agrupan a los miembros del estamento de los hidalgos o baja nobleza, (formada no solamente por caballeros sino también por clérigos, labradores, artesanos y comerciantes) con el objeto inicial de defender sus privilegios de corporación.

Se sitúan entre la burguesía y la alta nobleza y unas veces se alían con los primeros contra los segundos y otras con la alta nobleza contra la burguesía según conviniera a sus intereses.

La procedencia de los Infanzones no era exclusiva de Obanos, también había sobrejunteros y consejeros de las comarcas de Irache, Miluce, Arteaga, y la Ribera, las reuniones se celebraban en los diferentes centros, pero quizá por su situación geográfica, Obanos fue el centro donde con más asiduidad se reunían, apropiándose por este motivo, del apelativo «Junta de los Infanzones».

Su organización era democrática y democráticamente eran elegidos sus presidentes quienes, salvo en sus orígenes, nunca pidieron la confirmación del rey para ejercer sus cargos.

Muchas fueron las vicisitudes por las que tuvieron que pasar en defensa de sus privilegios estamentales y en defensa de las libertades del pueblo frente al poder y las cargas, a veces asfixiantes que imponía la realeza. Su lucha se intensifica cuando la casa de Champaña, asentada en Navarra pretende el afrancesamiento del reino. Pero es a la Dinastía de los Capetos a los que los Infanzones hacen frente con mayor fuerza y entusiasmo bajo el lema «PRO LIBERTATE PATRIA GENS LIBERA STATE» (en pie los hombres libres para que la Patria lo sea) y que hoy campea en la fachada principal del Palacio de Navarra. Por ello son hostigados y perseguidos terminando muchos de ellos ajusticiados en 1281. En la clandestinidad, y a partir de esta fecha siguen luchando por defender los fueros y las libertades de los navarros contra el abuso del poder real comprometiéndose a guardar el reino de Navarra para quien deba reinar y así que en 1329 se disuelven las juntas de los Infanzones tras la coronación de doña Juana II y don Felipe III de la casa de Evreux.