Arquitectura religiosa

Iglesia de San Juan Bautista

La iglesia de San Juan Bautista se construyó en 1912 y sustituye a la anterior iglesia que se conservaba en mal estado y resultaba insuficiente. Como podemos comprobar por los restos que se conservan era de estilo gótico.
Al exterior, a los pies, se encuentra la portada (de la antigua iglesia) del sigo XIV, apuntada y abocinada sin jambas con capiteles corridos que nos muestran escenas de luchas de animales y hombres. En la clave aparece Cristo y la Virgen.

En el interior podemos observar una sola nave sin crucero y con sólo un ábside, con contrafuertes al interior aprovechando sus espacios para capillas.

En estas capillas podemos encontrar esculturas y tallas de gran valor, entre ellas destacan:

La Virgen Blanca románica del siglo XIII con el niño sobre sus rodillas, la mano de la Virgen coge la parte inferior del manto y lo eleva ligeramente.

La Virgen con el niño y San Juanito labrada en un único tronco de árbol de nogal policromada y San Juan con el cordero, también en madera policromada, obras realizadas por Juan de Ancheta traídas de la antigua iglesia.

San Sebastián barroca del sigo XVI haciendo honor a la cofradía de San Sebastián, todavía hoy vigente y últimamente ampliada con nuevos miembros.San Lorenzo con su parrilla del siglo XVII traída, por medidas de seguridad, de la ermita de San Lorenzo.Encontramos también algunas esculturas, de gran tamaño, utilizadas en los pasos de Semana Santa, como: Crucificado del siglo XVI con una anatomía expresivista, de músculos muy marcados y dramática cabeza inclinada, con los ojos y la boca entreabiertos. Retablo de la Dolorosa neogótico del siglo XIX y Cristo Yacente cubierto por una sábana tallada, también del siglo XIX.En la sacristía podemos ver a la Virgen de Arnotegui, que por medidas de seguridad se bajó de la ermita de Arnotegui, talla románica policromada del siglo XII. Arnotegui (Arnotegi) en euskera quiere decir tierra de vinos, así que en su mano lleva un racimo de uva.

Ermita de San Salvador.

Según ciertas hipótesis, este es el lugar en el que se unían los dos ramales del camino de peregrinos, el de Roncesvalles y el de Somport, para avanzar unidos a Puente la Reina y de ahí a Compostela.
Los muros son de sillarejo, los contrafuertes y los arcos de ladrillo a excepción de la cabecera que es de sillares.
La portada de medio punto con rosca del arco moldurada y escudete gótico en la clave, del siglo XVI.

La sacristía adosada a la cabecera por el lado de la epístola.

El interior se ilumina por una ventana en la cabecera, y por otro en el muro hastial.

Su planta es de tres tramos, más cabecera recta.

En su interior podemos encontrar, adosado al muro, en el lado del evangelio, un panel de madera de relieves que nos narran a modo de cómic diversos pasajes de la vida de San Guillén y Santa Felicia. Obra del escultor contemporáneo Koke Ardaiz.

El presbiterio lo preside una escultura de San Salvador barroco de finales del siglo XVIII.

En el lado de la epístola encontramos una talla de la Virgen con el niño románica del siglo XIII. María Sedente porta en la mano derecha un atributo y con la izquierda sostiene a Jesús, sentado y frontal, en su regazo, que bendice con la diestra y porta en la izquierda un libro.

Basílica de Nuestra Señora de Arnotegui.

A unos dos kilómetros y medio de Obanos, en lo alto del monte de su mismo nombre se levanta este santuario que constituye un mirador privilegiado de las tierras de Valdizarbe y de la sierra llamada Nekeas. Tradicionalmente la basílica ha sido atendida por ermitaños costumbre que todavía sigue vigente en nuestros días.Rodeada en parte de una muralla a modo de recinto fortificado, en las guerras carlistas, como sucedió con muchas iglesias, fue utilizada como polvorín. El mal estado en que se quedó la ermita provocó que se llevasen a cabo distintas restauraciones, la más reciente en 1964.Su interior queda iluminado a través de dos pequeñas saeteras abiertas en la cabecera, y dos ventanas abiertas en el lado de la epístola.

A ambos lados del altar mayor se conservan retablos de estilo rococó de la segunda mitad del siglo XVIII. Lugar en la que se encontraba el cráneo de San Guillermo, actualmente en la parroquia, y una urna en la que todavía hoy se conservan los restos del Santo.

En la cabecera se abre una hornacina lugar destinado a la Virgen de Arnotegui en la que hoy se encuentra otra talla de la Virgen.

Dependencias:

Sacristía de la que se puede acceder a las habitaciones, en la parte de arriba, y al refectorio: sala que se halla decorada por un conjunto de pinturas murales debidas a los artistas Lozano de Sotés y Francis Bartolozzi, los cuales representan diferentes escenas del «Misterio de Obanos». Podemos encontrar la cocina, en la que todavía hoy se puede ver la forma de vida de nuestros antepasados. En el patio podemos observar una pintura de mural que relata con un estilo popular la historia de Felicia, los autores son hijas de los pintores Lozano y Barlolozzi.

La ermita de Arnotegui hoy popularmente conocida también como ermita de San Guillermo fue lugar elegido por éste como refugio y penitencia hasta el fin de sus días

Situado al oeste de la Ermita de Arnotegui está el fuerte Infanta Isabel, semiderruido quedan restos de murallas almenadas y de los fosos.

Ermita de San Lorenzo.

Situada en las cercanías a la carretera general de Pamplona a Puente la ReinaEs un edificio rural posiblemente del siglo XVIII, que estuvo habitado en 1980 por una comunidad de monjas blancas franciscanas de cuya presencia han quedado como testimonio las distintas dependencias que emplearon en su vida eremítica.

Debido a la compartimentación de las citadas dependencias la capilla ha quedado reducida a una pequeña y corta nave rectangular de cabecera recta con cubierta de dos aguas sobre vigas de madera dotada de una sola ventana, recta, en el lado de la Epístola. Queda todavía en la cabecera una hornacina con venera del siglo XVIII, y en el muro que actúa como hastial empotra un arco apuntado sobre pilastras.

Al exterior la ermita se presenta como un bloque de sillarejo de marco horizontal cubierto a dos aguas, cuyos únicos elementos reseñables se encuentran en el lado de la Epístola: la puerta de ingreso adintelada con un crucificado popular labrado en la clave y dos contrafuertes en talud, a los pies se levanta una espadaña con arco de medio punto.

La imagen de San Lorenzo se encuentra, por medidas de seguridad, en la Parroquia de San Juan Bautista. La imagen es San Lorenzo con la parrilla, del siglo XVII.

La ermita sólo se abre al culto el día de San Lorenzo, el 10 de agosto, en la que se va en Procesión a la ermita, se celebra una Misa en su honor y después se comen unas pastas.

El barrio de San Lorenzo este día celebra cenas en la calle.