Arquitectura civil

El pueblo se extiende en llano sobre una meseta en torno a dos espaciosas plazas quedando entre las viviendas amplios espacios que corresponden a antiguas eras en desuso. De las plazas parten pequeñas calles. Todas las antiguas casas se encuentran renovadas y las nuevas construcciones guardan el estilo del pueblo.

Una de las principales construcciones es casa Muzqui, excelente bloque de la primera mitad del siglo XVII que estructura su fachada en dos pisos de sillar limitados en la parte superior por una imposta además de un recrecimiento de sillarejo y ladrillo con alero saliente. La puerta de ingreso es de medio punto con rosca moldurada y está enmarcada con ventanas. En el segundo piso presenta dos balcones que apoyan sobre tres ménsulas troncopiramidales de piedra con jambas adornadas con relieves, alternando con ellos tres ventanas.

Presenta un escudo barroco con leones tenantes y yelmo por timbre, de campo cuartelado, primero árbol arrancado con jabalí pasante, segundo ave, tercero un caldero y cuarto cruz trebolada. Más abajo hay un escudete gótico cuartelado.

Cerca de ésta queda casa Zabalegui, con dos cuerpos de sillar y un tercero enlucido. Presenta una puerta de ingreso con arco de medio punto de rosca moldurada. En los dos pisos superiores se abren cuatro balcones. Conserva un escudo de campo ovalado sobre cartela, cuartelado, primero y cuarto árbol arrancado con jabalí pasante. En su interior se conserva un patio.

También cerca de éstas está casa Tximonco, una gran casa transformada que conserva un arco de medio punto de ingreso y un blasón del siglo XIX de alabastro, con un águila explayada, una espada y un caldero surmontado por cinco dados, leones tenantes y yelmo con timbre.

Junto a ella casa Cildoz que conserva una puerta gótica con el arco de ingreso apuntado y moldurado y un escudete con tres cruces lanceoladas y tres estrellas, una de ellas inscrita en un círculo y alrededor una inscripción ilegible en parte: «DOMINUS TECUM…… GLORIA PLENA.

Más adelante queda casa Gonzalo en cuyo nivel superior se abren dos arcos de medio punto.

De aquí se llega a casa del Conde cuya puerta de ingreso al patio conserva un gran escudete en la clave, cuarteado, primero y cuarto dos vacas, segundo y tercero tres fajas.

Más adelante se encuentra la casa llamada del Americano, un gran edificio de sillarejo muy arreglado.

Alcanzamos así la Cooperativa Nuestra Señora de Arnotegui, levantada en el solar de la primitiva iglesia.

Aquí se encuentra también la casa del antiguo Hospital muy reformada. En ésta se encuentran guardados los 1.056 trajes del «Misterio de Obanos» y sus complementos.

Al final de esta calle se encuentra casa Quirós, una gran construcción moderna.

Por una callejuela se accede a la Travesía de San Sebastián, esta casa conserva un escudo sobre cartela con ciprés arrancado y jabalí pasante. Debajo presenta la inscripción: ARMAS DE LOS GOÑIS: AÑO DE 1777.

Junto a ésta se emplaza otra casa de sillar en su parte inferior y el resto de ladrillo con una gran portada gótica cuyo arco de ingreso es apuntado y conserva un escudete en su clave con el IHS arriba y cuarteado, primero y cuarto dos calderos, segundo y tercero cruz florenzada.

Muy cerca se encuentra la plaza de San Guillermo en la que se levanta un edificio conocido como El Centro, cuya fachada de sillar conserva una inscripción de la fecha 1693 y algún elemento propio de esta centuria como las orejetas de las ventanas.El edificio se estructura en tres pisos: en el primero la puerta de ingreso, en el segundo el balcón central y en el tercero una galería constituida por nueve arquillos. Conserva un alero de madera saliente.

De la plaza San Guillermo parte la calle del mismo nombre y es aquí donde se encuentra la casa Don Fidel, con puerta de medio punto y un gran escudo rococó con yelmo y mascarón inferior entre leones y rocalla. En su campo, árbol arrancado y jabalí pasante.

En la otra calle la casa conocida como casa Martinico, se encuentra muy remozada. Pese a ello, mantiene un gran portalón de medio punto con rosca moldurada y cruz en su clave.

En la casa contigua se conserva un escudo de finales del siglo XVIII con yelmo y mascarón con cruz entre cinco besantes.

Otra de las calles es la Jaso y Azpilicueta, este nombre le viene por haber vivido una etapa de su vida el Capitán de Azpilicueta, hermano de San Francisco Javier, patrono de Navarra, conocida popularmente como de la Lechuga. Una de sus viviendas, casa Recaín, presenta una fachada de sillarejo con recrecimiento de ladrillo. Conserva dos portadas de este material, una adintelada y otra de medio punto. La fachada se adorna con un escudo rococó con yelmo y mascarón, con cruz y cinco besantes. A su lado encontramos otro escudo sobre cartelas con campo cuarteado, primero cuatro bandas terciadas, segundo creciente, tercero dos lobos pasantes y cuarto castillo.

En un extremo de la calle Eunate queda la casa del Mayorazgo que como otras está hecha en sillar con recrecimiento de ladrillo. El portal es de medio punto con rasca moldurada; los cuerpos superiores están abiertos por balcones y ventanas. Ostenta un escudo sobre cartela, cuartelado su campo, primero y cuarto tres palos orlados de aspa, segundo contracuartelado, primero y cuarto tres bandas tercias, segundo y tercero caldero, tercero dos lobos pasantes orlado de aspas y la inscripción: MIN….GIL/DE ENÉRIZ.

La casa contigua presenta un escudo sobre cartela y tiene siete cuarteles, primero dos lobos pasantes, segundo árbol arrancado y lobo pasante, tercero león alado rampante, cuarto creciente ranversado, quinto dos calderos, sexto cuatro fajas y séptimo tres calderos.

Otra casa es Mutiko-Andia de formato horizontal de sillarejo y enlucida. La puerta es de arco rebajado de ladrillo. Conserva dos escudos uno como JHS y el otro cortado arriba dos estrellas y abajo cuatro palos.

A continuación sigue una casa con un arco apuntado gótico en cuya clave quedan restos de un escudete oval.

Ya junto a la iglesia en la calle de los Infanzones queda casa Erice con fachada remozada con un portal de medio punto y en la parte superior un escudo de armas (en campo de oro, cuatro lobos de sable, uno tras de otro), linaje de Armendáriz (AGN; NRN (284); SVN, Tomo 2 (184)).

De aquí se llega a la calle San Francisco Javier en la que se levanta una casa con fachada de sillarejo de tres niveles y portal de medio punto con escudo en la clave, cuarteado, primero dos escudetes con faja, segundo dos calderos, tercero estrella y caldero y cuarto estrella y escudete con faja.

Al lado queda el Mesón construido en estilo neogótico que aprovecha un escudo antiguo traído de otro lugar.

Frente a la iglesia queda el Ayuntamiento nuevo. Aquí se abre la plaza de los Fueros que tiene en uno de sus lados la casa Armendáriz, cuya parte inferior es de sillar y el resto de ladrillo. Conserva un escudo del siglo XVIII con yelmo y mascarón. En su campo aparecen cuatro lobos en fila.
Frente a ella se localiza la casa Ureta, de tres niveles de sillarejo y ladrillo y paramento central de sillar en el que se inscribe la puerta.A la salida del pueblo se encuentra otra casa con puerta de medio punto y escudo rococó entre rocallas con yelmo y mascarón, en el primero águila explayada, en el segundo león pasante y tres fajas, en el tercero león rampante y en el cuarto dos lobos pasantes y la inscripción: ARMAS DE LA VECINDAD DE LOS FORANA.